jueves, 29 de abril de 2010

¡Toda ella era vida!

Dulós:

Recuerdo el día en que conocí a Ester. Era una chica guapísima y muy simpática. Tan solo tenía 16 años, y yo, 24. Lucía una melena rubia larguísima color oro. Y lo que más llamó mi atención fueron sus ojos color mar de verano y su viva mirada. Era la noche en que se celebraba “el baile de las chicas” del Carnaval de Palamós, en Girona, en el que las mujeres vamos con una máscara para no ser reconocidas por nuestras parejas, y así, jugar al “ligoteo” travieso, picante, y, algunas veces, premeditadamente perverso. A escondidas, Ester me mostró su rostro y yo el mío. Habíamos tropezado unos segundos antes la una con la otra, nos reímos, y ya no nos separamos en toda la noche. Ni nunca más… Al ver su cara, enseguida supe quien era ella. Sabía que hacía pocos días había empezaba una relación con mi ex novio, Mitus. Un chico guapísimo y muy buena gente al que yo seguía queriendo mucho, pero que dejamos de salir porque nuestros caracteres eran difíciles de congeniar… y Ester sabía también que yo había sido la pareja de su chico durante tres años. Al descubrirnos el rostro y reconocernos… nos miramos con sorpresa. Sonreímos, y nos fuimos a bailar. Enseguida nos dimos cuenta de que éramos dos chicas muy parecías, con personalidades fuertes. Lo notamos ambas, y disfrutamos de la recién estrenada amistad como dos niñas.

Esa noche, entre copa y copa, Ester y yo sentimos la necesidad de ir al baño. Como la fiesta se celebraba en un entoldado y no había aseos, decidimos ir detrás de las barcas que yacen sobre la arena de la bahía de Palamós… y en ese momento me dijo: “me gusta mucho Mitus”. Y yo le conteste: “a mí también”. Ester, en vez de verme como una adversaria, ya demostró su gran corazón e intentó no hacerme daño: “a ver como lo solucionamos como buenas amigas” Esa noche fue el inicio de una buena, sincera y preciosa amistad. Ya demostró la gran persona que era. Desde entonces siempre me respetó. Y yo a ella. Y nunca dejamos de ser amigas. Ella fue novia de Mitus durante 3 años. Luego, cortaron. Nuestra amistad siguió. Solo nos ha podido separar la muerte.

Ester tenía poco más de 20 años cuando le diagnosticaron cáncer linfático. Hasta entonces, aun siendo pareja de mi ex novio, habíamos compartido noches de fiesta y juerga. Al saber de su enfermedad, necesitaba llorar, desahogarse, hablar… Quedamos a cenar en un coqueto restaurante de Palamós, el “Vostra Llar”. Nunca he olvidado estas palabras a media cena: “Dulós, cada noche sueño que estoy en un ataúd, muerta, y me niego a ello, ¡no voy a permitir verme así!”.

Qué gran luchadora ha sido siempre Ester. Y valiente. Por supuesto que superó ese bache. Y llevó la enfermedad con una gran fuerza. Y sin perder nunca la alegría y la esperanza. El maldito cáncer le dio muchos sustos. Y la hizo sufrir mucho físicamente. Pero Ester nunca perdió la sonrisa, ni su forma de ser vital, alegre, simpática. Ni cuando la enfermedad finalmente le atacó duramente el pulmón y el nervió ciático. Toda ella era vida.

Su madre murió de cáncer linfático cuando ella era una niña. Ester, desde que nació, siempre ha sido una persona rebelde, anti normas... ¡se sentía como un pájaro libre! Parecía querer demostrar a sus seres más queridos que ella era inmortal. Y a sí misma. Pero en el fondo de su corazón, la ausencia prematura de su madre por esa grave enfermedad la marcó. Nunca me lo dijo, pero creo que saboreaba tanto la vida porque sentía que se le escapaba segundo a segundo. Ella lo sabía muy bien. Pero nunca permitió que los que la queríamos, lo supiéramos. Aunque yo la he escuchado llorar a medianoche…

Hace 12 años que vivo en Madrid, pero ni una vez de las que he viajado a Catalunya he dejado de ir al restaurante de Platja d’Aro propiedad de su familia donde ella trabajaba, para darle un beso, un abrazo. Es un precioso local donde te sirven el mejor pescado y marisco de la Costa Brava. Ester era la persona que te hacía subir a los cielos vendiéndote lo mejor del mar Mediterráneo y su padre te lo servía en la mesa…

Cuando la visitaba, siempre sacaba una botella bien fría de vino blanco y se sentaba conmigo a beberla. Aunque fuera unos pocos minutos. Era muy generosa. Nunca le dio importancia al dinero. Porque ella no quería bienes, sólo quería vivir. ¡VIVIR! ¡Y así lo hizo!

Sé muy bien algunas de las cosa que le gustaban a Ester. Su familia. Sus hermanas. Su madre. Ser amiga de sus amigos. Reír. Hablar. Las cosas sencillas de la vida. Una flor. Sentirse guapa. Y sexy. Ir a dormir de madrugada. Ser cariñosa. Sus perros. Viajar. Ser responsable en su trabajo. Bañarse en el mar cuando sale el sol. Que la quisieran. Las fotografías de su familia de su casa. Ir de copas. Su barraca.

Recuerdo que en uno de mis últimos viajes a Palamós, fui a buscar a Ester a su casa, a su “barraca”. Me recibieron sus perros. Esta era su vida. Natural. Llana. Campechana. Sencilla. Auténtica. Se arregló, se pintó, se puso preciosa. Insistió en que me retratara con las fotos de ella y su familia que adornan las paredes de su casa. Como se veía fea porque había vuelto a perder el pelo por culpa de la quimioterapia, me pidió que la recordara bonita siempre, preciosa. Parecía que intuía su final.

La última vez que la vi fue las pasadas navidades. Desde que yo caí enferma, también de cáncer, Ester no me ha dejado sola. Me ha llamado constantemente. Me ha dado fuerzas, me ha contado sus experiencias, me ha dicho que la quimio no es nada, me ha hecho reír con sus bromas, me ha hecho llorar de emoción… El 24 de diciembre viajé de Madrid a Cataluña, y cené con mi familia. El 25 también comí con ellos. Es tradición familiar. Y a la primera persona que quise ver de todas las amistades que tengo en la Costa Brava, donde me crié, fue a Ester. Quería agradecerle todo el amor que me había dado. Era el día de navidad y después de comer me acerqué a su restaurante. Estaba cerrado al público, pero vi gente dentro. Su familia celebraba la fiesta en el local. Me abrieron la puerta, y Ester… ¡su cara lo dijo todo! Me abrazó, me besó, me sentó a su lado, me cuidó, me invitó… La vi tan feliz… pero no lo estaba tanto.

La veía guapísima. Pero ella, aunque intentaba esconder sus emociones, yo, que la conozco muy bien, noté que se sentía poco guapa… ¡y mira que estaba preciosa! Llevaba un gorrito de piel muy bonito que la hacía muy mujer. Pero Ester no paraba de decir que sin pelo estaba horrible, que había tardado diez años en volver a tener su larga melena, y que ahora, debía esperar otros diez años para volver a verse bien. Le costó, pero se quitó el gorro. Tenía mucho calor. Le dije: “estás maravillosa, como siempre”. Sonrió, y me respondió: “nunca me lo quito… No me gusta verme así”. Y me aseguró que nunca se lo quitaba en público.

Ese día Ester volvió a sacar su fortaleza y energía ante todos. No dejó que la vieran derrumbarse. Pasamos la tarde muy animadamente charlando y riéndonos. Vi como su familia la cuidaba y piropeaba. Por la noche, todos nos fuimos a tomar una copa a un pub de Platja d’Aro. Hacia las dos de la madrugada, su padre estaba cansado. Dijo: “Ester, te llevo a casa”. Pero Ester tenía ganas de más fiesta, como siempre. Y le dijo a su padre: “Dulós me lleva a casa”. Su padre no se fiaba… Después de mucho hablar, porque él insistía en dejarla él mismo en su cama “sana y salva”, dijo: “de acuerdo”. Sabía que yo la dejaría en casa, y bien. Me sentí orgullosa. Y por supuesto que la acompañé. Llegamos, saludé a sus perros, entré con ella, esperé a que se acostase. Le di un beso de buenas noches…

Al día siguiente llegué a su “barraca” al mediodía. Estaba todavía acostada. Le canté una canción animada, pegó un bote en la cama y me chilló: “loca”. Se duchó, se vistió y nos fuimos al restaurante. ¡Allí comimos con su familia un menú espectacular! Por la tarde, me dijo que estaba muy cansada, que necesitaba echarse, que habíamos salido la noche anterior y que su cuerpo no aguantaba tanto como antes… Al irme, me dijo: “Dulós, ven a pasar unos días en mi casa. Las dos solas. Por favor, ven pronto, lo pasaremos muy bien. Te quiero mucho.” Le dije: “En cuento pueda, volveré”. Y me dijo: “Pero ya, eh?” Y le contesté: “Te lo prometo. Quiero venir a cuidarte.” Fueron nuestras últimas palabras…

Mi hermana me llamó y me dijo: “Ester ha muerto”. Le dije que me engañaba, que no podía ser, que Ester no podía morir, que no podía dejarme…

Pedí a mis padres que le llevaran un ramo de flores. Nada de una corona, porque seguro que la odiaría, nada de un ramo serio… Le dije a mi madre que a Ester le gustaría un ramo primaveral, con flores de campo, sencillas, frescas, olorosas, y con un gran lazo naranja… Y así lo hizo.

Y yo, con lágrimas en los ojos, cené caviar de salmón. Y con un susurro, murmuré: por ti, ¡querida amiga!

Siempre te recordaré… siempre. Me niego a olvidarme de ti. ¡Te quiero, Ester!







36 comentarios:

Nerim dijo...

Una vez leí....
No llores porque las cosas han terminado, sonríe porque han existido.
L.E. Bourdakian

Es una suerte tener y haber conocido una amistad así,tan hermosa, tan grande, tan cálida y tan emotiva.
Seguro que ella estará siempre contigo,compartiendo contigo cada momento, dandote aliento cuando las cosas vengan torcidas, riendo contigo, llorando contigo y brindando por tu felicidad.

Un beso

Mel dijo...

Querida Dulos que privilegio mas grande te a dado la vida !!!Has tenido Una AMIGA del Alma !!!Ella tambien a sido Bendecida tambien con tu Amistad...Si ella era una Luchadora como tú ,no han sido amigas han sido Hermanas !!!Eres una Mujer extraodinaria que esconde una belleza impresionante,permiteme decirte que te he aprendido a Querer y a admirarte eres única!!!Recuerdala como en la mejor de sus noches o aun mejor como la noche detras de las barcas ,asi de sincera y yo como tú no olvidare esos hermosos ojos color de mar...
Desde aqui una oracion y un brindis por tu buena Amiga !!!y para ti mi cariño y un beso♥Mel♥

Robledo Ruiz dijo...

Dulos, me has dejado sin palabras, asi que solo un beso

Abi E. dijo...

Hola Dulós, sentido y emotivo recuerdo de Ester, joder me has hecho saltar las lágrimas.

Cuando alguien muy querido se va, no se va del todo, siempre queda un huequecito en el corazón en el que se instala para siempre.

Muchisismos besos
el lio de Abi

Flor dijo...

Qué historia más bonitaaa!!!

Un beso para vos y otro para Ester, allá donde esté.

Hablemoscntodos dijo...

Buenas Dulós,

Me has hecho emocionarme de verdad.. sin duda a tu amiga la tenias y la tendrás siempre en tu corazón!

Nos gustaría comentarte que somos un curso de 1º del grado de enfemería de la URV del Baix Penedès, que por lo que hemos visto estás familiarizada con Cataluña!, y que entre los millones de blogs que hay hemos escogido el tuyo para realizar una parte de un trabajo.

Lo encontre de casualidad poniendo atrapa-ángeles.. mira tu que tontería! porque justo ese día me regalaron uno.

Al empezar a leer tu blog, sentí que eres una mujer que realmente merece la pena hablar, con tu positivismo ante todo y tus enormes ganas de vivir.. nos has emocionado a todos de verdad!


Un beso y continúa siendo tal y como eres :)

SOL dijo...

Seguro que Ester ha leído esta entrada y allí donde esté, envía un guiño y una sonrisa a su gran amiga Dulós.
Cuídate mucho preciosa!
SOL

MARIETA dijo...

Dulós, te mando un abrazo muy muy fuerte...

Meiguiña dijo...

No tengo palabras para expresar lo que he sentido y siento despues de leer tu entrada.

Yo he perdido a mi primo hace unos meses por una leucemia, eramos casi hermanos y entiendo tu dolor.

Mil bicos meigos y fuerza

Alfonso dijo...

Ay Dulós que dura es la vida y que injusta. Después de lo que viví con mi hermana, ahora lo estoy viviendo con un amigo y una compañera de trabajo.
No es justo. Sé que estoy en periodo de duelo, pero me siento culpable por no saber ayudar, por querer hacer más y no poder.
Lo único que no estoy de acuerdo contigo es que la muerte no separa.
Uno deja de ver a la persona físicamente, pero no se separa. Se queda.
Animo y a seguir luchando, que esto no es fácil, pero si vamos cogidos de la mano por lo menos nos echamos unas risas :)

Agata dijo...

...
No sé qué decirte.
Ahora no me sale nada.Volveré y entonces podré darte fuerzas.

Agata dijo...

Linda,ojalá estuviera ahí para darte un buen abrazo y beber un vaso de vino blanco bien frío en homenaje a ella.
La vida no suele ser justa.No sé por qué.Desahógate.Llora.Chilla.Y luego,lucha por tí,por ella y por todos los que te queremos.Pero más que nada,por tí.
Lo siento mucho.De veras.Me hubiera gustado conocerla.Esa cara me encanta.Y esos ojos,más.Me recuerda a los de mi padre.
Ya sabes dónde estoy.Para lo que necesites,reina.

Mariasun dijo...

Tristez, dolor en tus palabras y a la vez mucho Amor por tu amiga,lo vivido queda en el recuerdo y ella quedara contigo en tu recuerdo para siempre.
un abrazo

MIGUEL ANGEL dijo...

Dios...maldita enfermedad. Me he quedado sin palabras y con el corazón roto al leerte. Una chica tan guapa, con toda una vida por delante y que esta maldita enfermedad acabe con ella.No es justo, si es verdad que hay un Dios.. que me lo diga. A veces soy yo quien pierdo la fe en él y creo que se lleva a las personas que más queremos. A mi padre y una amiga de mi compañero se la llevó. Injustamente. Qué puedo decirte amiga. Sólo resignación y e intentar llevar tu vida lo mejor que puedas. Yo he aprendido a aceptar estas cosas con el tiempo. Y ahora me he hecho tan fuerte como una roca. Un abrazo cálido.
Ahh¡¡ eres todo una luchadora.No tires la toalla porque eres todo un ejemplo de mujer triunfadora.
Un beso.

muxica dijo...

Tu amiga no va a envejecer, siempre será joven y guapa, como tu nos la presentas.
En el camino de la vida, vamos dejando personas que jamás olvidaremos.
Un biquiño Dulós y mis mimitos de siempre.

Lucerito dijo...

Dulos yo también me he emocionado mucho al leer este post, y una vez más reafirmo que por algo pasan las cosas, ustedes dos estaban destinadas a conocerse, y aunque ahora ella se nos haya adelantado estoy segura que vivirá en tu corazón por siempre y que de ella haz aprendido muchisimo, lo más lindo de todo es recordar los bellos momentos, quedate con eso...
Te mando un fuerte abrazo.

Isangel dijo...

Querida amiga, de nuevo un momento malo... leyendo tu relato, dejas ver la gran mujer que Ester era y que tu seguiras manteniendo viva en tu corazon.

Lamento que estes pasando malos dias Dulos. Sabes que el tiempo ira curando, como siempre....

Un fuerte abrazo y mucho animo preciosa.

Robledo Ruiz dijo...

Gracias Dulos, cuidate mucho un beso

Isabel Maria dijo...

Dulos que historia mas bonita, tu con tu amiga estabas igual que estoy yo con la mia, la llamo todos los dias voy con ella al medico, reimos juntas todo, es muy amiga mia y yo de ella junto con mi hermana que las tres formamos un trio que reimos lloramos.

La carta que has escrito seme han puesto los pelos de punta porque de pensar en algunas personas que seme han muerto a mi de cancer los recuerdos que tenemos y nos dejan tan bonitos, son impresinantes.

Un beso cielo y cuidate.

Hablemos de cáncer dijo...

Hola guapísima!!!
que alegría, no sabes cuanto nos ha emocionado tu comentario, estamos todos aquí reunidos en la uni y hemos gritado de pura emoción al verlo.
Te pedimos disculpas por lo de tu ex, lo modificaremos. Mil gracias por contestarnos nos ha hecho mucha ilusión.

Besos y abrazos de todos!!:D

Darilea dijo...

Lamento mucho la perdida de tu amiga, aunque ella vivirá mientras mantengas vivo su recuerdo en ti.
Un besito

Chus dijo...

Hola Dulós: Siento mucho que lo estés pasando mal por la pérdida de tu amiga, sé lo que es, hace años, también yo, he enterrado a dos muy buenas amigas mías, y siendo bien jóvenes, 35 y 41 e igualmente por la maldita enfermedad.

Desde aqui te mando mucho ánimo y un abrazo muy fuerte.

"Vivir en los corazones de los que nos han amado, no es ciertamente morir".

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

Jopeta jopeta!!! qué manera de empezar el día!!!

¿Y tu como estás?

UN enorme abrazo a toda la gente coraje y a ti

Animo

Anónimo dijo...

Dulós, Ester fué una gran guerrera tú lo sabes bien. Su arma se "encasquillo" y no pudo vencer al enemigo. Lo siento tanto... el que no puedas compartir grandes momentos con ella. Pero tienes su recuerdo, piensa que fuistes afortunada por conocerla. Un beso "mi capitana". Hasta prontito.Isabel la guerrera!

Cris Sevilla dijo...

Estoy segura que, desde donde esté descansando, Ester leerá emocionada este pequeño gran homenaje que le has dedicado y sonreirá orgullosa de ser tu amiga...
Mil besos!
Cris

La Helen dijo...

¡Impresionante Dulós!! Sigues siendo la misma que conocí hace muchos años, un persona impresionante como pocas. Qué descubrimiento de blog! Si puedes métete en unmilagroparaguillermo.blogspot.com que aunque ya está cerrado, también es una gran lección de lucha contra esta terrible enfermedad. Guillermo era mi sobrino.
Un besote enorme y no cambies. Qué suerte Ester tener una amiga como tú.

Agata dijo...

Hola,guapa.
Sólo molestarte para decirte que tú eres un ejemplo para mí.
Ojalá me pareciera a tí sólo un poquito.
Te necesito.Necesito que de vez en cuando un soplo de aire fresco me venga de mi ordenador.Y ese soplo lo das tú.
Cuando me quejo de algo siempre me viene a la memoria la gente que de verdad se esfuerza por seguir adelante.Esa eres tú.
Te quiero,chula.
Sigue así.

Mariaisabel dijo...

Estimada Dulós,
Estic emocionada pel que has escrit. La mort d'una amiga es una cosa tristísima, et puc entendre perqué just fa uns mesos també he perdut una bona amiga.
Saps, jo acostumava a telefonar-la els diumenges a la tarda, ella m'explicava de la seva depressió i jo dels meus problemes. Juntes ens feiem companyia, encara que fos per teléfon. Viviem a més de 100 kms.de distància. Ara ja no tinc aquelles converses dels diumenges, la trobo a faltar, penso en ella i em pregunto: Per què?
Només puc dir-te, ho sento molt, estimada Dulós.
Petonets, bonica
Mariaisabel

en Vaqué dijo...

Ara sí que veig qui és. Només la coneixia de vista, però recordo que era molt guapa.
No sabia que ereu tan amigues. Quin greu! MERDA!

Albino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Albino dijo...

Te reencuentro, Dulos, despues de mucho tiempo sin sabes de ti y te leo este emocionante testimonio que relei sin que me saltaran las lágrimas, aunque estaban contenidas, porque se que a ninguna de los dos os hubiera gustado.
Quiero pensar que tu estará como una rosa y que habrás superado ese mal innombrable que muchos hemos parecido. Mi mujer hace diez años que tuvo el de mama y ahora ya solo hace reconocimientos una vez al año y en cuantro la pio en la pier de la cabeza fue una simple tontería que no necesitó, despues de sacarlo y el trasplante de piel, mas que unos lavados de rosa mosqueta y cubrirlo con la gorra que me regalaste.
Ahora esto pasando otro momento delicado, aunque casi superado, pues despues de 50 años practicando rugby, futbol, tenis e hipica, sin la menor lesión, hace dos meses me rompí un femur tropenzando con una banqueta en el salon de casa. No tuvieron que operarme pero me pusieron una especie de pierna de Robocop presionado y que felizmente ya abandoné, como tambien la silla de ruedas, pues ahora puedo pisar y me basto con muletas, sin necesidad de ayudante, aunque todavía no salí del jardín de casa. El dia 15 será la proxima radiografia y revision y ya tendré la sentencia definitiva, sobre todo para poder conducir.
En fin, te cuento mis penas cuando en realidad lo que debería era tranquilizarte, pero se que como el final es positivo, pues se ve la salida del tunel, creo que esto te consolará.
Mientras tango he seguido con mi blog, que no se si continuas leyendo, en el que cuentotodas mis batallitas.
Te espero
Un beso

8 de mayo de 2010 23:28

Federica Pulla dijo...

Hola,

Acabo de descubrir tu blog ahora y, mira tú por dónde, encuentro una entrada de esas que nadie quisiera leer.

Pero la vida es así de puñetera y nos quita lo que nos da. Sin preguntar por ello.

Y los que seguimos por aquí, a seguir luchando. Estoy seguro que lo último que querría tu amiga es verte triste, que bastante tenemos con lo nuestro.

Por cierto ... ¡¡ los dos vivimos en el mismo sitio !! Ya sabes ... "calidad de vida" (ja, ja)

Un abrazo.

Pepa dijo...

Me has dejado sin palabras... no se que decirte.. Pienso en lo feliz que me siento yo ahora, he sido abuela de dos preciosas niñas.. y tu cuentas la muerte de tu amiga, que dura es la vida!!

No la olvides nunca, recuerda lo guapa era ,simpatica.. siempre vivirá contigo y notarás su apoyo y su fuerza.

Diana Puig dijo...

Muy duro, tierno y a la vez la cruda realidad. Yo perdí a uno de mis mejores amigos y lo recuerdo muy a menudo.
Un abrazo.

didi.

José Francisco dijo...

Hola Dulós,me parece que es la 1ª vez que entro en tu blog, bueno en realidad estoy empezando a buzear en estas olas tan hermosas de internet, reservadas para gente con ternura, afecto y solidaridad como para dar, vender y sobre todo regalar....
Haces una declaración de amor realmente bella, sencilla, cargada de vida...llena de agradecimiento hacia tu amiga....hacia quien te desee escuchar.
Yo perdí padres, hijo y hermano...ya me cansé del puñetero cáncer..que me persigue también desde hace 14 años...sin que dieran un duro por mí...los eminentes doctores...de pago..claro ¡ sé lo que es pasar por el túnel del dolor, de la angustia..de la incertidumbre, el temor a darte cuenta que de repente el tiempo...que nunca valoraste...se somete a subasta pública...en la que no puedes ser pujador. Decidí dejarme el alma en la lucha...o perder la vida. Me costó encontrarla...la solución, ya la tengo...una alternativa de esperanza..para gente que como nosotros hemos sido...elegidos para pasar tan dura prueba. El camino recorrido ha sido una maravillosa experiencia de la que quiero hacer partícipe a todo aquel que...aceptando el diagnóstico..se revele contra su pronóstico.Se llama vacuna biológica autóloga...de esas que reservan...que hablan en televisión...que parece que nunca llega...años..te dicen de espera..ja.ja.ja
Te doy las gracias por ser como eres, por tu blog, por tu sensibilidad y ternura, por tu enorme generosidad...por tu fuerza interior ¡¡¡ chèvere guerrera ¡¡
Un beso muy muy sincero Dulòs.
José Francisco (Pepe...a secas..)

Encarni Moreno dijo...

Uf,es impresionante la fuerza que transmitía Esther,es impresionnate lo que ella supo dar a au alrededor y estoy segura que lo recibió con creces.
Hemos de seguir luchando por ellos,esos angeles que desde el cielo nos acompañan...
Un abrazo Dulós,me encanta leerte