viernes, 8 de mayo de 2009

La “máquina” de hacer pis y caca

Dulós:
Cuando caí enferma, pensé en el mucho tiempo libre que iba a tener. Me di cuenta de que jamás en la vida había estado tantos meses sin ocupaciones laborales. Y me preocupé. No sabía si sería capaz de aguantar todo este tiempo sin trabajar. Toda mi vida lo he hecho, y, a parte de sentirme orgullosa de ello, me lo he pasado genial. Fue entonces, al inicio de mi enfermedad, cuando se me ocurrió la idea de adoptar un nuevo perro en mi familia. Hace casi 13 años que convivo con Mistu -significa cerilla en catalán-, un cooker bonachón y tranquilo. El pobre ya está muy mayor, y aunque me niego a aceptarlo, se que no le queda mucho tiempo en este mundo. Le adoro, le cuido, le mimo… se ha quedado sordo, y no puedo evitar que en breve pierda los dientes o se quede ciego. Pensé que era un buen momento para conocer a una nueva mascota, y, además, tendría tiempo de sobras para dedicarme a ella, criarla y enseñarla.

Una tarde, merendando en casa de unos amigos, comenté mi deseo de una nueva mascota, mientras Edu y yo disfrutábamos de su maravillosa compañía y la de sus dos preciosas perras de raza Golden. Me dijeron que conocían a un criador muy bueno, y que podían conseguirme uno para mí. ¡Uf! ¡En ese momento explotó mi corazón! Por supuesto les dije que sí, que me encantaría, que muchas gracias… Pero lo mejor fue cuando una tarde, mientras yo estaba en el sofá de casa abatida por mi reciente mastectomía, me llamó Ester y me dijo que ya había recogido a nuestro cachorro. Me explicó que era precioso, muy cariñoso y juguetón, y que ella lo cuidaría hasta que yo estuviera un poco mejor y que pudiera moverme para ocuparme de él. Ester es una chica tremendamente cariñosa, natural y buena gente. Le pregunté si podía acercarse a casa para que pudiera conocer al animalito ¡Me hacía tanta ilusión! Nunca olvidaré la imagen de Ester con el perrito en brazos cruzando el umbral de mi vivienda. En cuanto vi al animal, le cogí en brazos y le acaricié, y me negué -con todas mis pocas fuerzas- a que el cachorro se fuera de casa. Pensé que la satisfacción de tenerle al lado superaría con creces mis dolores y mis dificultades físicas. Se quedó…

Eduardo empezó a llamarle “la máquina de hacer pis y caca”. Y me hacía reír. Todos los perros bebés hacen sus necesidades en el sitio en que les pilla. Pero es que nos parecía que este perro lo hacía demasiado a menudo, y en cualquier parte. Curiosamente, nunca escogía el jardín para desahogarse. A menudo, Eduardo se dirigía al perro -que le miraba con ojos curiosos- para explicarle el capítulo de barrio sésamo de “dentro-fuera”.

El cachorro era un labrador de pelo corto. Le llamamos Gos, que significa perro en catalán. El nombre lo sugirió el amigo que me lo regaló. Su madre le enseñó de pequeño a hablar en catalán y la palabra “gos” le hacía mucha gracia. Además, me dijo que le sonaba muy bien y que era original. Y le hice caso. Ahora, mi perro y su nombre me parecen los más estupendos del mundo. El Gos ya tiene nueve meses y por fin ha aprendido a hacer sus necesidades fuera. Sin embargo, ahora es mucho más travieso que de pequeño. Pero os aseguro que a los que defienden que las mascotas hacen una gran labor psicológica de ayuda, y además proporcionan autoestima a las personas, les aplaudo. Conmigo lo han conseguido.

Eduardo:

La “máquina” de hacer pis y caca… eso sería abreviando, porque también es un “comesillones” compulsivo, o un “tragamaderadesillas”… en fin, un pequeño destructor. Menos mal que es lo más lindo y cariñoso del mundo, y eso lo compensa todo.

Por las noches sube a la cama a dormir conmigo, y se queda tranquilo hasta que suena el despertador, momento en el que se desatan los nervios y comienza una sesión de lametones y arañazos con las patas, que dura hasta que uno se levanta y le da de comer. Pero esto solo pasa cuando el despertador consigue que me mueva y me despierte, porque si lo apago y sigo durmiendo, el Gos se coloca a mi lado con la cabeza en la almohada….y espera pacientemente a que me levante. La verdad es que tiene su gracia.

Por supuesto, si a eso de las 5 o 6 de la madrugada no le abrimos el jardín para que salga a hacer sus necesidades, por la mañana nos encontramos un par de regalitos en mitad del salón. Es lo que se llama un perro de costumbres puñeteras, pero es joven y se le pasará…espero…

Ha sido el regalo perfecto, es listísimo y más bueno que el pan, aunque no se esté quieto ni un minuto. Y lo de sus incursiones en el mundo del mueble, esperamos que con el tiempo deje de utilizarlas como aperitivos. Todavía podemos dar gracias porque no ha descubierto el maravilloso mundo de la moda y la zapatería. Cruzaremos los dedos.

18 comentarios:

muxica dijo...

Querida Dulós: que bien te comprendo. Hace año y pico mi hijo Manuel se trajo a casa a “Rula”, la miró en una tienda de animales y no se resistió a adoptarla gastándose todo el sueldo de un mes. Es una yorkshire terrier.
No veas que enfado hemos tenido con Manuel… no sabíamos lo que puede dar un animal.
Pasamos por todo eso que cuentas en tu post, coinciden en lo de morder las esquinas del sofá y todo cuanto cable se le pone delante, nos hemos quedado sin teléfono en parte de la casa, lámparas etc.
Cuando llegan al año y pico ya comienzan a obedecer y a saber lo que no pueden hacer, eso nos pasa con rula que mejoró casi de repente.
Cuando mi hijo trajo a la perrita, yo estaba pasando una depresión (pienso que se la trajo adrede y muy pensado) no veas cuanto me ayudó y me ayuda.
Muchos días me enfado y protesto por las obligaciones que me crea, Rula nota mi rechazo y ese día no quiere ni acercarse a mi a pesar de que la adoro y no la abandonaría jamás. Llego a pensar que tienen más “alma” que nosotros los hombres.
Podría extenderme mucho en este comentario, son tantas sensaciones de amor que nos da…

¡Guapa! Me encanta saber que ya estas mejor y todo pasado ya.
Mil biquiños y mimiños y más besos y abrazos.

ada dijo...

Hahaha…. recuerda que muxica es hoy “ada” me he confundido de email, la fuerza del recuerdo… ¡agggg!
Besos

Mariaisabel dijo...

Estimada Dulós,
Quina enveija em fas!
Saps, porto uns mesos amb unes ganes tremendes de poder gaudir la companyia d'un gosset.
A estones em sento sola, apart de que estic passant una mala temporada.
A vegades penso: Si ara tingués a la Lil o al Luka!
La Lil es una petita gosseta que té un amic meu i l'estimo molt.
El Luka, es un dálmata preciós que té el meu padrí (ell també periodista com tú).
El Luka es un cel, carinyosíssim, de veritat.
Et felicito per tenir a Gos.
Quines fotos més maques ens has posat.
Una abraçada, maca.

Juan Carlos Araya A. dijo...

Estimada Dulos
Esto de los perritos tiene su lado triste, yo tengo un poddle que pisa ya los 15 años, es triste ver su vejez, son iguales alos seres humanos, van perdiendo la audiciòn totalmente, van teniendo las mismas enfermedades que el ser humano diabetes, ya que toma litros y litros de agua, de donde pilla, como mis hijos se fueron de casa quedò el baño de ellos, y toma agua de la taza hasta que se cansa, al principio nos inquietaba, luego ya lo asumimos, como no se usa.
Lo triste es que se van llenando de tumores, lo difìcil es ver que va llegar un momento que nos tengamos que despedir de él, se encariña tanto con estos animalitos que dificilmente lo reemplazaremos.
Saludos amiga

Albino dijo...

Me gustan las mascotas, pero siempre que las cuiden otros. Quizá porque sea una casa, la nuestra, con dos, digamos como eufemismo, mayores, no queremos tener animalitos que, ademas de la satisfacción que te producen, son maquinas de pis y caca como dice Eduardo.
Sin embargo tengo muchas mascotas que considero mias, en los alrededores de mi casa. Los pájaros que pian desde las ventanas, las ardillas que corretean por un pequeño bosque que me rodea y, logicamente, perros y gatos de los vecinos. Son mascotas a distancia.
Donde tuve dos, durante un par de meses, que me acompañaron, fue en la India. Mis amigos jesuitas del estado del Gujerat, ademas de prestarme un jeep para recorrerlo, me regalaron un pequeño mono y un tigre recien nacido. Reconozco que me divertían, pero a la hora de volver a España, allí se quedaron. Por cierto, no sabes lo que crece un tigre en dos meses. El mono no, porque era de raza tití.
Bueno, y mascotas aparte, lo que de verdad me emociona es saber que ya superaste la operación y que te encuentras muy animada y, por lo que veo, con ganas de romper ese largo ocio forzoso. La televisión te espera, pero comienza por trabajos de exterior, pues de momento el plató no es recomendable.
Postdata: la cerilla en gallego se llama mixto. No hay nada nuevo bajo el sol.
Un beso para los dos

Pepa dijo...

Buenooo, cuando me leas me vas a llamr loca, pero, sabes cuantos tengo yo?? DIEZ; de los 10, tres estan en la casa, los demás tienen su casita afuera en el jardin, pero, te imaginas cuando los suelto a todos??? ufffff tiran las plantas, se hacenpis enn ellas, sus caquits por aqui o por allá... y claro.. de diezzzz; pero me encantannn, nosabria vivir sin ellos. COmo dice Edu, el pastor belga (Groenendael, todo negro) y una chiquitina, cruce de coker y no se sabe, pero parece una shih tzu de cachorro; esos si duermen con nosotros, la pequeña, Queen, a mis pies, en la cama, el pastor belga, Duk, en el suelo en una cama para él... estamos bien protegidos!! jejejeje y lo mismo, parece ser que es un insgitno animal, cuando suena eldespertador parece que te digan ..levanta levanta, que es hora, a lametazos y hasta aveces sin quereer, te arañan de contentos que estan de ver que ya te vas a levantar... Destructores a tope, pero acabas acostumbrandote y si tienes algo de mucha estima lopones lejos de su alcance, los sofas con fundas, y las mordeduras,, pues cuando lo hacen les matarias y luego.. intentas disimularlas como puedes...asi que.. nada, me alegro un montón por vosotros, sobre todo por ti, porque desde luego vas a estar entretenida; y Edu, que tenga paciencia, heee, por lo que leo de él, debe de ser una buena persona, un bonachon, asi que seguro que tiene mucha paciencia.

Tot be?? animat que d´aci a no res, ja podràs anar a la platja i tot. Havia repasat tot el teu blog per si tenies telèfon per a cridar-te i preguntar com estaves, i no ne vist, aixi que res, des de aci t´envie petons i una mica d´aire de mar.

Pepa dijo...

Haaaaa he puesto un slide en mi blog con algunas fotos de los "peques" jejejeje.. Besitoss

Jen dijo...

jjajajaja...que gracioso...hola querida:
como estas...?
mil abrazos de oso para ti...

★Carlos Becerra★ dijo...

Dulós...

Tu visita a mi cibercasa me agrado mucho, ojala hubieras encontrado otro post, se que la temática de la entrada no era lo suficientemente significativa, y no tenia la categoría que merece tu presencia allí.

Tu sabes como es la blogoesfera, hoy se hace un post trascendental y el de mañana es solo a los efectos de subir algo y de ser posible arrancarle una sonrisa robada a algún lector/ra.

Estar enfermo es un estado natural y absolutamente propio de los seres humanos, si bien estamos en la cima de la cadena animal, por otro lado somos una de las espacies con mayores debilidades, esto sin tener en cuenta que seremos los únicos que atentamos contra nuestra supervivencia plagando nuestra vida, muchas veces de elementos y situaciones no tan saludables.

A tu post...

Conmigo han convivido muchos perros a lo largo de mis 51 años, todos dejaron su presencia plena en ternura y afecto en un rincón del corazon, ellos son seres plenos en sensibilidad, y con una capacidad de entendimiento mucho mas importante de lo que generalmente se supone.

Me imagino la cantidad de anécdotas y correrías que habrás compartido con Mistu, tu viejo amigo cooker que ahora habiendo pasado el cenit de su vida recibe en mimos y cuidados el merecido pago a la fidelidad que estos animales maravillosos nos regalan desinteresadamente.

Gos, por mas que haga mucho pis y caca ( es que son así... no lo pueden evitar ) tiene una carita de bueno que vale oro, cuanta ternura imprimen en sus gestos, su mirada, y sus poses.

A la sombra de las fotos el pequeño Gos va creciendo a pasos agigantados, si con siete meses ya esta así ni quiero pensar al año y medio (jajajajaja un Mamut jaja), y esto de comer muebles es cosa para diván, pero no diván para dormir, es para diván de psicólogo (jajajajaja) es difícil imaginar que gusto encontrarán en comer una pata de la silla (jajajaja).

Te cuento que yo tengo a "Pípi" el es un perrito albino (piel, nariz, paladar, patitas, y panza rosas, todo el pelo blanco, ojos celestes y blancos, y su fondo de ojos dio la certeza de encontrarnos con un pero rosa en toda su cadena genética).

Isabel, para contentarme quería regalarme un perro, el ultimo lo habia tenido cuando vivía en Miami ( hace cinco años y medio) y allí se perdió en un día de campo, lo cierto es que yo quería un Beagle, ella busco y busco, pregunto en Cervello, Sant Vicenç del Horts, Sant Feliu de Llobregat, en fin, en todos los pueblos cercanos, pero nada... criaderos de Beagles no habia...

Una tarde, una amiga le dijo que sabia de alguien que tenia perros pues su perra habia tenido cría... allí fue Isabel, mas no eran Beagle... igual con el teléfono le saco una foto al albino cachorrito de un mes, y me la trajo al mediodía.

Dulós... fue verlo y quede enamorado del albino raro, es que es muy raro, así que después de almorzar lo fuimos a buscar y desde ese día comparte sus aventuras y desventuras con sus dos amigos humanos, o sea Isabel y yo.

Al ser albino no puede recibir luz solar, le hace muy mal así que pasea de noche, y si no haca su pis en el periódico...

Cuando nos vinimos a vivir a Melilla vino en el coche entre mi mujer y yo, el como un duque, sin ningún problema, y en el barco (son ocho horas) tienen un compartimiento (muy limpio y seguro) para los animales domésticos.

Bien Dulós, como veras soy de largos comentarios, es que las blogoamistades se alimentan así... contando la vida y compartiendo historias.

Te dejo un cariño GIGANTE para ti, y un abrazo grande para Eduardo.


CarlosHugoBecerra




PD: Mis atentos respetos también para GOS !!!

piruleta dijo...

Nosotros tenemos a nuestro "Benger" que justo en estos días cumple once años...
Es un chiguagua de mucho carácter, siempre que viene alguien a casa acaba encerrado,
A mi me gusta de él su compañía y cuando está tranquilito... Siempre que suena el despertador espera que lo baje a la calle.


Ahora mismo está en su casita, sagrada, por cierto.. no puedes ni acercarte...
Pero bueno es una bendición tener un animal en casa, aoprendes mucho de él..
Un beso grande y ánimo y siempre adelante

Apunt está el Barsa de guanyar la lliga, anit le guaniarem al Madrid.. Perdona pel meu Valencià soc més churro que la mare que va

Un brsazo sentido de paz y recuerdos a todos tus seres queridos en especial a Eduardo

lluis

angels blog dijo...

Hola Dulós guapa!!!

Veig que tens nous motius per l'alegria. Les mascotes son entranyables.

A mí m'encanten, peró no en tinc, ni puc perque no tindria temps ni segurament la paciencia necessària per cuidarme'n.

Peró m'agrada que hi hagi gent que els tingui i s'en faci càrreg.

Odio, i no saps de quina manera, la gent que es capaç de abandonar-los o de maltractar-los.

En quant als fogots, jo crec que ja no en tinc, al menys ja fà uns dies que no els noto. Si més no, no em desperten per les nits, o sigui que s'acaben més o menys aviat.

Per tant, guapa, no pateixis, que totes les molèsties es van acabant.

Sàpigues que et segueixo visitant i controlant si vas bé.

¿Es van acabar els granets?

Bé, ja saps, estic per aquí pel que vulguis.

Una abraçada ben forta.

Àngels.

Isabel Franco dijo...

Hola guapa,
Yo tengo un pastor alemán que se ha visto un poco, o bastante, desplazado desde que nació la nena. La enfermedad contribuyó a empeorar su situación, dejándolo relegado a la cocina.
Ahora trato de recuperar el tiempo con él, pero sé que no va a ser fácil. Esa es una de mis asignaturas pendientes...
Un abrazo.

azul dijo...

Hola guapa

Te he leido en varias ocasiones pero nunca me he dirigido a ti

Hoy empezaré diciendote que te doy todos los animos del mundo ...

En cuanto al tema animales pues a mi me encantan ...actualmente tengo a mi perrita de 13 años ya pero con una marcha fenomenal, lo único que ya está perdiendo oido y a veces cuando abres la puerta de casa no viene a saludarte..

Sigue durmiendo y cuando llegas a su cesta y le dices ...a veces con un poco de miedo ...holaaaa Damaaaa
se pega unos sustos de muerte y se queda unos segundos alucinando diciendo quien soy ,a donde voy ,de donde vengo

Luego viene corriendo a que le rasques la barriga....

Debo estudiar lo que le pasa porque pierde el oido pero cuando abrimos la nevera al segundo la tenemos a los pies ...tiene una sordera interesada ajaja

Hasta otro momento y muchos saludos a ti y a tus guaguas

Darilea dijo...

Hola Dulós!! Yo también tengo un cooker, es un amor se llama "Vax" yo le llamo "Vaxito" tiene año y medio de vez en cuando sigue haciendo alguna travesura, pero no podemos reñirle ya que cuando nos mira con esos ojillos de (yo no fuí) nos gana a todos.
Un besito.
:-) Y a tener paciencia jaja no nos queda otra.

rivela dijo...

Me gustan las fotos de tus mascotas, pero todo lo bueno tiene su parte mala ( entiendanse pis y caca), yo tengo una gata y la gran ventaja de vivir en un pueblo, es que se pasa todo el dia fuera donde puede hacer sus cosas , y cuando vuelve podemos disfrutarla. biquiños

chelistamara dijo...

Me alegro de que todo te vaya bien.

Un besiño.

CHELIS

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!!!

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!!!